Audi pretende crear una fábrica inteligente y revolucionar el sistema actual

La marca automovilística quiere revolucionar el futuro de la producción de sus vehículos fabricándolos en esta nueva instalación

Ingentes cantidades de datos correrán por los nervios de las futuras fábricas, de un lado a otro, para realmente conseguir una producción inteligente y flexible. En ello, están trabajando marcas como Audi,  que ven cómo las actuales cadenas de montaje son cada vez más ineficientes: tardan en adaptarse a las variaciones que exige cada unidad producida en virtud de la multitud de derivados y variaciones que demanda el mercado. Esa disparidad de unidades fabricadas, exigidas para satisfacer a compradores muy diferentes, se lleva mal con un proceso secuencial rígido como el que hoy es universal en las factorías de automóviles.

El objetivo de Audi es disponer de centros de producción más pequeños y separados físicamente, lo que permitiría tener rutinas de trabajo flexibles, tanto en términos de espacio como de tiempo. Estos centros de trabajo requerirían sistemas de transporte sin conductor que se encargarían de llevar los automóviles y sus piezas. Para ello, un ordenador controlaría esos transportes, de cara a asegurar flujos regulares. La planta de Györ, en Hungría, será la elegida por Audi para poner en marcha este tipo de vehículos.

Otro de los proyectos en los que está trabajando el Centro Técnico para los Sistemas de Asistencia a la producción de Audi , al margen de estos vehículos sin conductor, son los de una coordinación segura entre personas y máquinas cuando comparten espacio de trabajo, mesas de montaje con funciones asistidas y robots, bien un brazo flexible para la sujeción de piezas, inspirado en la lengua de un camaleón y capaz de adaptarse a distintas formas y tamaños gracias a aire comprimido y un muelle; o uno ligero, pues sólo pesa 18,4 kg, que puede transportar el coche en la cadena, atornillar paneles o adaptarse a distintos usos.

También trabajan en las gafas con datos que pueden dar asistencia los empleados en la producción, planificadores e ingenieros que trabajen en las factorías. Gracias a la realidad asistida, aumentada y virtual será posible ver, por ejemplo, información gráfica y de texto con los pasos para montar un motor determinado. Pueden ofrecer el equivalente a una proyección holográfica y, como en un juego, permiten que varias personas interactúen en el mismo espacio virtual, detectando eventuales problemas.

En Neckarsulm, sin embargo, el departamento de logística de esta fábrica de Audi está trabajando en conectar datos de todas las áreas intervinientes, desde proveedores a transportistas, hasta la cadena completa de producción, para asegurar que, por ejemplo, ya las compañías de transporte contratadas recojan el coche en el momento en que se terminan. Así se acaba la necesidad de disponer de espacios de aparcamiento.