Las irregularidades en el sector de las termoeléctricas repercuten en la economía del país

El fenómeno climático conocido como el Niño comporta consecuencias para las termoeléctricas y las finanzas que envuelven al sector 

Gran parte de los agentes termoeléctricos se encuentran inmersos actualmente en un proceso de recuperación para hacer frente a las consecuencias provocadas por el fenómeno relacionado con el calentamiento del Pacífico oriental ecuatoriano.

Además, hay otros factores que dificultan el correcto funcionamiento como por ejemplo, la crisis de Electricaribe, la manera con la que remuneran sus ingresos puesto que presenta un precio demasiado escaso y el coste del crédito.

En este sentido, Alejandro Castañeda, director ejecutivo de la agremiación, indicó para el Tiempo: “El costo del financiamiento cambió radicalmente por el Niño y por Electricaribe”. Considera que por esta razón a día de hoy los inversionistas tienen una perspectiva distinta de los proyectos.

La inestabilidad reguladora sobre el esquema de remuneración del sector y los otros factores han incrementado la incertidumbre, lo que hace que las entidades financieras perciban mayores riesgos y lo solucionen incrementando las tasas de interés que cobran, con consecuencias sobre el costo del capital.

No obstante, a pesar de la situación, el gremio recalca que en el primer semestre se demostró que el país cuenta con el respaldo necesario y suficiente para atender a la demanda en los momentos más críticos, como el pasado fenómeno de El Niño.